Qué base le ponemos a nuestro colchón

El primer paso es saber que tipo de colchón tienes o si vas a cambiarlo, que tipo de colchón preferimos, si tenemos claro esta cuestión, solo nos falta una buena base para complementarlo. La elección de una u otra base no es solo una cuestión de gustos. Te contamos las opciones.

Algunos colchones se adaptan mejor con determinadas bases: por ejemplo, a los colchones de látex les van bien las bases que les permiten airearse bien, como las de láminas, nunca los deberíamos poner sobre bases tapizadas. Y viceversa: algunas bases obligan a decantarse por determinados colchones: por ejemplo, si quieres un somier articulada, necesitas un colchón flexible y adaptable.

En el mercado, encontrarás tres tipos diferentes de bases:

  • Somier de láminas: está hecho con tablas separadas entre sí, montadas sobre un marco y a menudo recubiertas por algún material plástico, si buscamos durabilidad los mejores somieres serán los que llevan la lamina embutida dentro del somier no puestas encima, en cambio si buscamos adaptabilidad buscaremos somieres regulables. Su calidad depende de la fortaleza y elasticidad de la madera con la que se hayan fabricado o del material alternativo empleado (por ejemplo, fibra de vidrio). Los somieres de láminas son comunes, no demasiado caros y aptos para cualquier tipo de colchón. Su mayor ventaja es que permiten una buena ventilación del colchón.
  • Base tapizada: es un panel duro de madera, aglomerado u otro material (muy desaconsejables las bases tapizadas que lleva cartón “estas son las más económicas pero impiden la ventilación del colchón”, con un tapizado de mayor o menor grosor, adecuado sobre todo para los colchones de muelles y secundariamente para los de viscoelástica. Sin embargo, los fabricantes desaconsejan las tablas para los colchones de látex. Algunos modelos sirven a la vez de base para el colchón y de tapa para un arcón en el que almacenar cosas. Los precios son muy variados.
  • Somier de muelles: hay varios tipos distintos. Los antiguos modelos formados por una rejilla metálica flaquean en lo que respecta a la sujeción longitudinal. Otros tienen una capa de muelles dispuestos en vertical superpuesta a una estructura rígida. Esta opción la deberíamos descartar porque araña a cualquier clase de colchón, y efectúa presión sobre el centro del mismo acortando su vida.

elegir-base-para-colchon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *